Poda de Arboles

La poda consiste generalmente en eliminar una parte del árbol o arbustos con el objeto de ayudar a la naturaleza en el sentido y en la dirección que resulten útiles al hombre. La poda de arboles tiene un conjunto de operaciones que se realizan directamente sobre el esqueleto o sobre la copa de las plantas con el fin de:

  • Modificar y/o controlar el tamaño y limitar el crecimiento del árbol o arbusto.
  • Formar la planta y regular la cantidad de flores y frutos
  • Mejorar la calidad de los frutos
  • Evitar cortocircuitos y/o incendios con líneas eléctricas.
antes y después de poda de arboles

¿Cuándo se deben podar los arboles?

Por lo general, la poda de arboles son de mayo a agosto-septiembre, aunque tenemos que tener en cuenta factores como clima y la zona. Es importante saber cómo se comporta la planta frente al frío y al calor: si nota mucho las bajas temperaturas, se debe podar más tarde, ya que el frío puede afectar a los cortes y al interior del árbol. En resumen, lo mejor es esperar al final de las heladas. Por el contrario, en zonas costeras o que no sufren heladas, una buena época de poda es mayo.

Tipos de poda de Arboles

Existen diferentes tipos de poda de arboles, según las necesidades y el objetivo que se desea conseguir.

Por otro lado, la poda de arboles de rejuvenecimiento tiene como objetivo sanear un árbol ya crecido, quitando ramas rotas, enfermas o brotes no deseados. Además, ayuda a futuras ramas a crecer. Este tipo de poda también se realiza para quitar altura al árbol.

Por un lado, la poda de arboles de formación suele realizarse a árboles más jóvenes para guiarles durante su crecimiento, de manera que acaben desarrollando la estructura deseada. Para ello, se desechan algunas ramas y se priorizan otras, esto formará el esqueleto del árbol.

Por último, la poda de arboles de fructificación busca mejorar y optimizar el desarrollo de brotes nuevos. Así, se consigue un equilibrio entre la cantidad de hojas y la cantidad de frutos.

técnica adecuada para Podar Arboles

Antes de comenzar a podar hay que observar cuáles son las ramas principales y las secundarias, teniendo en cuenta que, a no ser que estén muy dañadas, nunca se debe cortar las ramas principales. De hacerlo, podrías dañar la estructura del árbol.

Cuando se poda arboles, no basta con realizar cualquier tipo de corte, ya que se podría hacer un mal corte que dañe al árbol o que no la permita desarrollarse bien. Para hacer un corte perfecto en una rama, debemos hacerlo a un centímetro de distancia sobre el brote que queremos que crezca, con una ligera inclinación.

Por otro lado, cuando se realiza un corte en las ramas más gruesas, se debe hacer de manera que puedan cicatrizar. Recordar comenzar por las ramas más antiguar o enfermas, así como por aquellas partes en las que haya un exceso de ramas. Nunca podar más del 25% de las ramas del árbol, ya que se dejará demasiado expuesta la corteza y el árbol podría sufrir, contraer alguna enfermedad u hongo.

Forma correcta de poda de arboles

En LUXIOLA tenemos la experiencia y el equipo para poder realizar la mejor poda de arboles, Síguenos en nuestras redes sociales Facebook e Instagram para mayor información.

Llama Aquí

Abrir chat
Bienvenido al Chat de LUXIOLA 💡
¿En que podemos servirte?